Una escapatoria

Se acerca el debate de investidura correspondiente a las elecciones del pasado 26 de junio. Mariano Rajoy se presenta apoyado en sus 137 diputados, posiblemente con el apoyo (está por ver) de 32 escaños de Ciudadanos y 1 de Coalición Canaria. Es evidente que eso suma 170, que no son la mayoría absoluta en una cámara de 350. Todos sabemos ya a estas alturas que en segunda votación se necesitan más "síes" que "noes", es decir, haría falta que se abstuvieran al menos 11 diputados de otors grupos para que hubiera presidente y evitar unas nuevas elecciones.

Tengo muy claro que no apoyaría un gobierno del PP en ningún caso, por las muestras de su estilo que han dado a lo largo de muchos años. Entiendo que el resto de partidos del parlamento (en particular el más directamente implicado, el PSOE) no tengan intención de ayudar a la formación de ese gobierno. Pero también entiendo que ir a unas terceras elecciones es un problema desde todos los puntos de vista: es absurdo, hace que nuestros representantes parezcan inútiles y, lo peor de todo, posiblemente haga que el PP gane aún más votos (eso no lo entiendo en absoluto, pero bueno).

Estos días hemos oído a gente del PP decir que "no piden el apoyo del PSOE, sólo piden que se abstenga para que haya un gobierno y luego ejerza la oposición". Eso tiene dos pegas muy claras: una, que para una gran parte de los votantes del PSOE sería visto como un apoyo al PP en cualquier caso y; dos, que si fuera verdad tal gobierno sería completamente inútil---porque la oposición sería mayoritaria en el parlamento.

También sabemos que el PP dice que pide la abstención al PSOE y no a otros partidos mucho más próximos a ellos y a Ciudadanos (no olvidemos que, por ejemplo, Ciudadanos comparte grupo político en el Parlamento Europeo con el PNV y CiU) porque se niega a recibir el apoyo de "radicales, populistas, y partidos que quieren romper España".

Bueno, pues de oir todo esto viene mi idea. Recordemos los escaños de los partidos implicados:

PSOE 85
Unidos Podemos 45
En Comú Podem 12
Compromís 9
ERC 9
CDC 8
En Marea 5
PNV 5
Bildu 2

Son nueve partidos, o seis si sumamos a Podemos y sus asociados en uno. ¿Qué cara se le quedaría a Mariano Rajoy si todos le dieran un "apoyo" simbólico para que pudiera ser presidente del gobierno?

¿Os imagináis lo que pasaría si los portavoces de todos estos partidos se pudieran de acuerdo para que un diputado de cada uno de ellos (pongamos dos del PSOE y dos de Unidos Podemos para llegar a once) se abstuvieran en la segunda votación?

Mariano Rajoy sería presidente del gobierno con el "permiso" de Bildu, de Esquerra Republicana, de Podemos, y de todo el conjunto de "apestados" con los que no quiere ni siquiera sentarse. Y de Ciudadanos, claro.

Por supuesto el acuerdo entre los nueve partidos incluiría la lista de leyes aprobadas por el PP que quisieran derogar en cuanto comience el período de sesiones. Seguramente incluiría el rechazo de casi cualquier nueva ley que presente el PP (de acuerdo con sus respectivos programas), posiblemente incluído el proyecto de Presupuestos Generales. El acuerdo de los nueve partidos sería vital, ya que impediría que alguno de ellos usara esa abstención como arma arrojadiza contra los otros en el futuro.

Es muy posible que tal gobierno del PP durara muy poco, quizás ellos mismos convocarían elecciones inmediatamente. No nos engañemos, en el fondo es lo que el PP pide a gritos cada vez que exige al PSOE que se abstenga "para que haya gobierno" aunque luego "ejerza la oposición". Pero ya no podría acudir a la idea de que no se le ha permitido formar un gobierno a pesar de ser la fuerza más votada.

Entiendo que esto es absolutamente política ficción, quizás ni siquiera sea una buena idea porque permita a ese potencial gobierno en minoría absoluta pasar decretos sin aprobación parlamentaria---ya han demostrado sobradamente que son capaces de ignorar cualquier atisbo de norma democrática que no les convenga. Pero sería tan bonito ver esas caras...



Comentarios

Entradas populares de este blog

La estrella de Tabby y sus Troyanos

"Muy españoles y mucho españoles"

La necesidad de proteger el conocimiento